Reflexión sobre la Semana Santa en Tordesillas

Reflexión sobre la Semana Santa en Tordesillas

3 mayo, 2019 0 Por La Senda

Amigos tordesillanos:

No quiero dejar pasar la oportunidad…

No quiero dejar pasar la oportunidad para  referiros las impresiones de esta que ha sido mi primera Semana Santa entre vosotros. Como párroco creo que tengo el  deber de contribuir, no solo  con la presencia, sino también con una reflexión.

Ya lo hice de palabra el domingo de Pascua. Ahora quiero que llegue a todos por este medio que se nos ofrece.

En primer lugar felicitar a  los que han hecho posible esta semana. Felicitar por el esfuerzo en preparar las carrozas, adornarlas con tanto esmero, colocar las imágenes, retirar los bancos de la iglesia… hacer que todo estuviera bien dispuesto para las procesiones; volver a colocarlo en su sitio apenas hubo acabado.

Felicitar a los cofrades que con tanta dignidad han participado; felicitarles por la puntualidad a la hora de comenzar, por el recogimiento mantenido;  por la paciencia y serenidad con que lo han hecho.

Una mención especial merece la banda municipal que  nos ha acompañado dando  lo mejor de ellos mismos; además del concierto en la iglesia de san Pedro que tanto contribuyó a solemnizar la Semana.

Fue  un  gran acierto haber invitado al P. Ángel  como pregonero de la Semana,  por su persona y también  por el mensaje que nos dejó. “Vengo a pregonar a Jesús que sigue hoy sufriendo en tantas personas”. Porque no olvidemos que el sujeto principal de la Semanas Santa es Jesús; él es quien da sentido a todo lo  que hacemos;  por él se sacrifica lo que sea necesario; por él se soporta todo; por él merece la pena cualquier esfuerzo.

Pero como no todo van  a ser alabanzas, quiero dejar constancia también de un sentimiento de pena: la poca participación de los tordesillanos.

No os engañéis, sois vosotros mismos los que dais solemnidad a la Semana Santa. El interés turístico regional comienza por vuestro interés; el valor que tiene es el que cada uno le da. De nada sirve que vengan otros de fuera a dar vistosidad a las procesiones si vosotros mismos no las dignificáis con vuestra presencia.

¿Cuántos estáis apuntados a las cofradías? ¿Cuántos habéis participado, no solo como observadores, sino, sobre todo,  como integrantes de las procesiones? Han tenido que ser un buen número de niños y adolescentes los componentes principales de las cofradías, incluso empujando alguna carroza.

Pero os comento lo que para mí ha sido uno de los momentos  más significativos de estos días. Una tarde, en una de las procesiones, estaba junto a un grupito de adolescentes, esos que pasan de todo, indiferentes a lo que no sea ellos mismos, los que tantos quebraderos dan a padres y profesores… Estaban  charlando de sus cosas, ajenos a la procesión…  En esto uno de ellos dice para los demás: “Vamos detrás para que nos bendiga”.

Os invito a que cada uno medite estas palabras que son todo un proyecto y una verdadera declaración de un sentimiento profundo  que pocos se atreven a manifestar aunque muchos lo sientan.

A eso mismo os invito yo: “Vamos detrás para que nos bendiga”.

Bueno, y ¿ahora qué? ¿Ya acabó todo? ¿Hasta el año que viene? La misión de las cofradías acaba con la Semana  Santa, pero el resto del año seguís siendo Hermandad. ¿Cómo  vas a vivir ahora esta otra condición? Todos sois cristianos; ¿Cómo vas a manifestar ahora tu fe? Ya no hay capas, ni capuchas, ni tronos, ni peinetas… Pero es necesario proseguir en la vida ordinaria, ya sin adornos ni solemnidades, la vivencia y manifestación de la fe, fe que es la que da sentido a lo que habéis hecho durante esos días, para evitar que lo anterior no haya sido un mero espectáculo y un simple lucimiento de cara a la galería.

Por eso, ¡ánimo, vamos a ir preparando ya la Semana Santa del año próximo, motivándonos para vivir desde ahora nuestra condición de creyentes!

Un saludo a todos.

Luis Ángel Arranz – Párroco

Fotografías de Isaac Galván (colección 2011-2013)