PEDRO GÓMEZ DE ROZAS, ALCALDE DE TORDESILLAS.

PEDRO GÓMEZ DE ROZAS, ALCALDE DE TORDESILLAS.

23 noviembre, 2020 0 Por Jesús López Garañeda

Por designio de la Providencia he llegado a ser Alcalde de la Villa de Tordesillas; sin merecer tanta honra, me entregan la vara de mando por mi pueblo para que lo haga bien cada día y sirva a sus vecinos con la mejor disposición”.

Así se expresaba Pedro Gómez de Rozas en un discurso de toma de posesión como Alcalde de la Villa que llegó a crear la ganadería de toros bravos más famosa de muchas tierras de alrededor. Vacas con encaste Villagodio y castellana, raza de animales que han ido evolucionando con el tiempo, pruebas y experimentos hasta alcanzar ahora mismo la genética de un animal hermoso, impresionante, poderoso, capaz de luchar hasta morir y servir de semilla que fue, poco a poco y con el tiempo, haciéndose cada vez más grande y más trascendente.

Pedro Gómez de Rozas creó la ganadería y se la entregó en su totalidad a su hermanastro Tertulino Fernández Reinero para que siguiera con ella, ejerciendo una autoridad singular y reconocida entre el elenco de ganaderos de los siglos XIX y XX, cuando la desgracia se cebó en su persona y en su familia. Una de sus hijas, la víspera de su boda, falleció en el sueño de la noche, el mismo día en que por la mañana debía celebrarse su enlace matrimonial. Con toda la casa engalanada, todo preparado para el convite de invitados, cuando fueron a la alcoba de la chica, ésta estaba muerta en su cama.

A Pedro Gómez de Rozas le entró tal congoja, tristeza y decepción que abandonó toda su explotación, su trabajo ganadero y su vida en Tordesillas marchándose a Madrid donde moriría unos años después, dejando la ganadería a su hermano Tertulino Fernández que la mantuvo viva hasta que la traspasó y vendió a Germán Pimentel.