MUERE FÉLIX LÓPEZ ZARZUELO

MUERE FÉLIX LÓPEZ ZARZUELO

2 marzo, 2020 0 Por La Senda

El pasado día 28 de febrero, falleció el sacerdote tordesillano Félix López Zarzuelo.
Desde la Senda queremos rendirle un homenaje póstumo reproduciendo lo publicado en marzo del año 2000, tras su ingreso en la Real Academia de Legislación y Jurisprudencia de Valladolid.

ORGULLO TORDESILLANO EN LA UNIVERSIDAD
Félix López Zarzuelo ingresa brillantemente en la Real Academia de Legislación y Jurisprudencia

Un acto académico lleno de emoción se vivió por todos cuantos estuvimos acompañando a Félix López Zarzuelo en su discurso de ingreso a la Real Academia de Legislación y Jurisprudencia de Valladolid en el Paraninfo de la Universidad el día 4 de febrero para honra y gloria de su autor y orgullo de todos los tordesillanos.

Un ejercicio emotivo, sincero, clásico y purista con toda la parafernalia que conlleva este tipo de acontecimientos singulares, presidido por el Rector Magnífico de la Universidad de Valladolid Sainz Serna, al que acompañaba el Rector de la Pontificia de Salamanca, lugares en donde Félix ha desarrollado su vida estudiosa y de investigación. En las gradas de respeto estaban el Alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva; el Eminentísimo Sr. Arzobispo de Valladolid, Monseñor Delicado Baeza; la Corporación Municipal de Tordesillas en Pleno, presidida por su Alcaldesa Marlines Zarzuelo Capellán, otras Autoridades provinciales y locales; los Académicos de Número de la de Legislación; el exministro de Educación Sr. Suárez Pertierra; Jueces, Abogados, familiares, amigos y público en general que abarrotaban la magnífica Sala del Aula Magna.

A la hora anunciada, el candidato a la recepción como Académico de Número, acompañado por los padrinos, Félix López Zarzuelo, hizo entrada en la Sala y tras la inclinación respetuosa de cabeza ante la Presidencia en la que figuraba un gran crucifijo y un cuadro de San Nicolás, además de los escudos y símbolos de la Universidad de Valladolid tomó la palabra en el atril preparado al efecto para leer su discurso que se tituló “Nuevas causas de nulidad matrimonial: anorexia, bulimia y ludopatía“.

Pero antes de entrar en materia, dedicó los comienzos a dar las gracias en primer lugar a los académicos que le propusieron para tan alta distinción, a su querida Universidad vallisoletana y a sus maestros formadores en la rama del saber jurídico canónico. Recordó emocionado a Félix Casas, arcipreste de Tordesillas que cultivó su vocación para el sacerdocio y la anécdota cuando se enteró que su sobrino Félix estaba matriculado en Derecho civil. “Me parece bien que estudies Derecho civil, pero piensa que a Salamanca has ido a estudiar Teología”.

No pasó por alto en su recuerdo agradecido a sus profesores de Salamanca Lamberto de Echeverría, Tierno Galván, Ruiz Jiménez y García Barberena, ni a los de Valladolid, José Luis de los Mozos y Vicente Guilarte Zapatero. Se refirió también a Monseñor Herrero Rodríguez y al tordesillano José Rodríguez González, provisor de Mallorca por sus enseñanzas en práctica canónica y especialmente a Monseñor Don José María Serrano Ruiz, Auditor del Alto Tribunal de la Rota en Roma que fue el encargado de contestar a su discurso de ingreso, haciendo una semblanza del académico expresando: “Tengo para mí que Tordesillas, ser de Tordesillas, imprime un sello de aristocracia provincial, que no provinciana, por el sólo hecho de nacer“. Tordesillas- añadió el doctor Serrano-, mecida y mimada por el padre Duero, ciudad de palacios y conventos en la que nunca se apaga el murmullo de los linajes y de la oración, aún viva, de las monjas franciscanas. Ciudad de nobles juegos de toros y, con todo, ciudad también de clérigos y letrados y de Derecho, hasta internacional, con un Tratado nacido para poner orden en la división del mundo entero”

Tampoco olvidó Félix a su querida Villa de Tordesillas en ese importante acto, refiriéndose a su representación por la Corporación Municipal, ni a los amigos que en ese momento le acompañábamos.

En su recuerdo firme aunque emocionado palpitó este tordesillano nacido a las cinco de la tarde del día 25 de febrero de 1935 en la calle de Dimas Rodríguez. Su padre, Eugenio López de la Cruz, labrador de toda la vida y su madre, Petra Zarzuelo Casas, le bautizaron e inscribieron en el Registro con el nombre de Félix, siendo testigos de ello Pedro González Zarzuelo y Vicente Merinero Camarón. El nieto de Guillermo y de Hilaria, y de Eugenio y María puso a Tordesillas en lo más alto de la relación académica universitaria un día del mismo mes en que nació con un importantísimo y docto discurso sobre su especialidad de Derecho canónico.

NUEVAS CAUSAS DE NULIDAD MATRIMONIAL:
ANOREXIA, BULIMIA Y LUDOPATÍA
Basándome en notas tomadas en el acto así como en el texto publicado por la Real Academia y que amable y cariñosamente me dedicó de su puño y letra el mismo Félix, paso a extractar alguno de los contenidos que desarrolló en su discurso.
Habló de la anorexia nerviosa en su historia y conceptos destacando los factores típicos de aquellas mujeres que desarrollan anorexia nerviosa, como la concesión de una gran importancia a la comida, los trastornos anímicos en familiares cercanos, así como el excesivo control de la vida de la paciente por parte de los padres y la insistencia exagerada en el aspecto y los logros por parte de uno o de ambos padres, entre otros.
Rehizo también el diagnóstico de la anorexia nerviosa dando las pistas de ella, como son: La pérdida de peso de origen desconocido, fallo en el crecimiento normal para la edad y el sexo, amenorrea primaria o secundaria inexplicable, complicaciones médicas por ejercicio abusivo, osteoporosis en jóvenes, creciente interés por temas gastronómicos, ropas y modas, uso de pantalones y tendencia a la ocultación de ciertas partes del cuerpo, evitación de alguna comida o alimento de forma frecuente…
A continuación el ya miembro de la Real Academia explicó la bulimia nerviosa, su historia y concepto, el diagnóstico de ella y los criterios para ese diagnóstico como la presencia de atracones recurrentes, conductas inapropiadas, influencia notable por el peso y la silueta corporales.
Concluyó su formidable discurso el profesor López Zarzuelo haciendo hincapié en los datos históricos sobre el juego, el marco legal en el que se desenvuelve, y el concepto de juego patológico.

Terminó si disertación dando un mensaje de esperanza sobre el matrimonio y la familia, basado en el Concilio Vaticano II (Gaudium et spes) dirigido a todos los cristianos, a los científicos, a los sacerdotes,  a las asociaciones familiares y a los propios cónyuges “hechos a imagen de Dios vivo y constituidos en el verdadero orden de personas, para que vivan unidos, con el mismo cariño, modo de pensar idéntico y mutua santidad, para que habiendo seguido a Cristo, principio de vida en los gozos y sacrificios de su vocación, por medio de su fiel amor, sean testigos suyos del misterio de amor que el Señor con su muerte y resurrección reveló al mundo”.

Con un “he dicho” acabó el discurso, largamente ovacionado por el público que presenció en directo este acto académico.

Después vendría la contestación de Monseñor José María Serrano Ruiz quien destacó la personalidad del ponente y el discurso presentado concluyendo así: “En nombre de la Iglesia y de la sociedad de Valladolid y del Orbe, me corresponde a mí agradecérselo y augurar para él y para nuestra entidad académica una aportación científica de extraordinaria calidad”. La mención destacada a otro ilustre tordesillano, José Rodríguez González, jurista cuya fama saltó las fronteras de España, esclarecido representante de la ya conocida escuela canónica de Tordesillas fue algo que no olvidó monseñor, muy acertadamente.

Después vendría la imposición de la medalla de académico, siendo uno más de los 25 que componen ese docto senado y, enseguida, sin solución de continuidad, los abrazos, felicitaciones y enhorabuenas. Todo honores y reconocimientos para Félix de quien aún espero su monumental monografía “El proceso canónico de matrimonio rato y no consumado” por promesa y por amistad.

En fin, ciertamente el acto presenciado fue un soplo de aire fresco en el que el protagonismo estuvo, sin ninguna duda, en nuestra Villa de Tordesillas y en los logros científicos de uno de sus hijos más preclaros, con lo que el nombre de nuestro pueblo de nuevo brotó con altas miras una tarde de febrero en el centro cultural más digno: La antigua y sapiencial Universidad de Valladolid.
                                                                                                                Jesús López Garañeda