Los Programas de la Peña de Tordesillas

por Jesús López Garañeda

Se editaban en Tordesillas normalmente dos programas, uno el oficial y el otro llamado comercial, con anuncios y reclamos que vistos ahora con el paso del tiempo y analizadas sus expresiones mueven en ocasiones al menos a la sonrisa, cuando no a la carcajada por su contenido. Cada casa comercial, cada establecimiento trataba de ofrecer y engalanar con lo mejor su escaparate escrito como era el programa oficial de las fiestas. Por cierto, el único documento, salvo las hojas de facturas con la razón social, que se encargaban para dar a conocer a los demás cuál era su dedicación, su ofrecimiento y sus ventas.

En la primera página, solía darse y exponerse el propósito pretendido: “El comercio y la industria hacen a su distinguida clientela y público en general, el obsequio del programa de festejos, organizado por el Ilustre Ayuntamiento”.

Mirad algunos ejemplos de aquellas iniciativas de los viejos comerciantes tordesillanos.

Hecho el regalo, y gracias a que algunas personas han sabido guardar la colección del mismo, los reclamos aparecían sin orden ni concierto. Por lo tanto, no existía ningún orden ni agrupación por géneros en los textos de anuncios sino que cada cual había aportado el suyo y al buen tuntún eran colocados sin tener en cuenta los mínimos requisitos para ordenar de forma lógica los ofrecimientos, bien por gremios, servicios similares u ofrecimiento de trabajos semejantes. Tal vez eso sea lo que hace aún más atrayente y bonito releer ahora aquellos textos enmohecidos por el tiempo de los programas comerciales, pues ha de saberse que son dos tipos de programas los que se editaban y distribuían entre los vecinos. Uno el oficial, normalmente de cuatro hojas y el comercial que cuantas más hojas tenía, más gordo era, significaba un buen resultado económico de ese año. Las cosas iban bien y el programa comercial era distribuido en los comercios anunciantes existentes en el pueblo para utilidad y regalo de los clientes del establecimiento que se tratara.

Seguramente las hojas se iban confeccionando a medida que se decidía integrarse en el proyecto anunciador y el responsable municipal de turno así lo elaboraba.

No extraña pues que cuando un comerciante o industrial llegaba a ser designado alcalde de Tordesillas, si era propietario de un negocio, se anunciaba en el lugar preferente del librillo, bien en la contraportada o en la página 2.

Esto sí que ha cambiado como tantas cosas. ¿O no?

2 comentarios

Juanjo 24/08/2022 - 06:45

Mi reconocimiento y aplauso por su trabajo

Responder
Juan 24/08/2022 - 18:42

Muchas gracias Jesús por otro Gran artículo que nos ofrecés

Responder

Deja un comentario

*Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por parte de este sitio web.

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más