¡Bienvenidos!

El día de nuestra Comunidad

Publicado 01/05/2017

Día 23 de Abril, cielos rasos, calor, animación, reencuentros, recuerdos y el resquemor de la falta de agua para nuestros campos; día perfecto para rememorar la insumisión de unos hombres castellanos que, al ver como estaban siendo desplazados por el poder borgoñón, se rebelan ante ser despojados de su identidad, sus derechos y de la esencia de Castilla. Va quedando poco de aquella Castilla de Isabel, empeñada en que su reino se convierta en bastión de derechos para los llamados comunes; son éstos quienes se niegan a aceptar un poder que impone privilegios, ganancias, representación y costumbres. Padilla, Bravo y Maldonado, como cabecillas de la rebelión, son ajusticiados un 23 de Abril, día que permanecerá presente en la retina de los castellanos hasta el día de hoy, salvo del paréntesis de la ominosa dictadura a la que nos vimos sometidos, ese momento que no logró sepultar el recuerdo, solo acalló las palabras, nunca la conmemoración silenciosa de los que creen en la libertad de pensamiento.


Pero no solo rodaron las cabezas de aquellos hombres que plantaron cara al poder, también una mujer: María Pacheco, que nunca aceptó el poder foráneo y que siguió la lucha de forma vehemente, convencida de la razón de su postura, deseosa de que las decapitaciones de Villalar no quedaran en el olvido, empujando a los castellanos a no conformarse con los mandatos flamencos... Fue María una mujer con coraje, inteligente, trabajadora, tenaz y, sobre todo, un referente femenino para cuantas mujeres busquen un buen espejo. María empujó los movimientos comuneros basándose en los derechos castellanos.


Este año, el 23 de abril, se ha vuelto a rememorar una batalla que plantó cara a un ejército imperial, un monarca que sepultó en vida a su madre para concentrar el poder en sus manos, un rey que tuvo que enfrentarse al problema de Las Germanías, el levantamiento luterano y que mantuvo la espada en alto para defender un imperio, lástima de que se olvidara muy a menudo del bienestar de sus vasallos.

    

UA-78409600-3